Buscar
18:27h. miércoles, 27 de octubre de 2021

Fútbol femenino/Las cebras se llevan el Teresa Herrera femenino

El Victoria femenino consigue por segundo año consecutivo la Torre de Hércules que les afianza como flamantes ganadoras en el Trofeo Teresa Herrera

THFEM 2
Celebración del segundo gol del Victoria.Foto: Iago López

Nervios, esa es la palabra que todas mostraban al salir por el túnel lateral de Riazor. Ilusión y un sueño hecho realidad eran las palabras que llevaban en el corazón.

Ambos conjuntos, Victoria CF y Boavista, lo dieron todo sobre el verde. Por mucho que digan, yo el sábado no noté la diferencia entre fútbol masculino y fútbol femenino, corrieron, lucharon cada balón, enlazaron jugadas… muchos os pensareis que estoy menospreciando al Deportivo de Primera División, pero al revés, estoy dándole la grandeza que demostraron el sábado las jugadoras sobre el terreno de juego. Los nervios desaparecieron a los 5 minutos y empezaron a disfrutar.

Las portuguesas comenzaron ganando con un golazo de falta de su capitana Figo, que dejaba sin opciones de poder hacer nada a Angy, la guardameta local. Como si de un partido de Primera División se tratara, las oportunidades no cesaban de llegar, los ¡uy! cada vez eran más en la grada por parte de ambos equipos, hasta que en una jugada un poco liosa en el área, la nueva central del Victoria CFNerea Carballo, conseguía introducir el balón en el fondo de la red e igualar el encuentro. El partido se iba al descanso con tablas.

En los segundos 45 minutos nada cambió, la misma intensidad y más ganas. Los minutos iban pasando y el partido podía decantarse para cualquiera de los dos equipos, hasta que Cruz Sánchez cogió un puñado de fuerzas y corrió la banda con el balón pegado a sus botas, llegó casi al final y le dio un magnífico pase a Natalia, que apenas llevaba 10 minutos en el campo, y como siempre no perdonó.

Las jugadoras del país vecino buscaron el empate por medio de muchas jugadoras, jugando el balón por ambas bandas, intentando poner centros sin rematadora y sin fortuna dada a la buena defensa que estaban haciendo las jugadoras de Óscar. Aun le quedarían un par de oportunidades a las locales para sentenciar el partido, pero tras el pitido final esas oportunidades falladas ya no contaban, solo valía el subidón de adrenalina, que a pesar que no poder con el alma, les podía el corazón y festejaron por todo lo alto este título y este sueño imborrable.

Fuente:StadioSport.es

Podéis ver y adquirir todas las fotos de la final en las siguientes galerías.