Buscar
10:49h. martes, 22 de junio de 2021

BALONCESTO BASE

La base a examen con Santo Domingo Betanzos

El conjunto betanceiro, que esta temporada jugará en EBA, contará en el primer equipo con varios jugadores procedentes de la cantera. "Apostar por la categorías de formación es nuestra forma de vida", admite el presidente, José María Valeiro.

30-ANIVERSARIO-SANTOa
Cartel conmemorativo 30 aniversario del Santo Domingo de Betanzos

La cantera en los equipos de baloncesto se ha convertido en un valor añadido en la actual coyuntura económica. Atrás quedan la épocas en las que los clubes, no todos, podían tirar de talonario y hacerse con los servicios de los jugadores más punteros. Ahora, instalada toda la sociedad en la economía de supervivencia, el baloncesto vive también horas difíciles, en las que los equipos tienen que hacer verdaderos malabares para poder sacar adelante presupuestos y escuadras.

Uno de los clubes que desde sus inicios ha hecho una apuesta clara por la gente de la casa es el Santo Domingo de Betanzos, conjunto que regresará este año a EBA tras el ascenso conseguido la pasada campaña y que puede presumir de varios betanceiros en las filas de su primer equipo. Su presidente, José María Valeiro, nos desgrana las claves de este fenómeno, que enorgullece a la entidad deportiva y nos describe el modus operandi del club.

-¿Cuántos equipos de formación tiene el club? ¿Hay categorías de pre-mini?

 Contamos con dos infantiles femeninos, uno masculino, dos cadetes masculinos, uno femenino, y sin competir, un grupo júnior femenino. Aunque no tenemos al júnior masculino en competición, seis de sus integrantes juegan en Tercera División Sénior, en una apuesta decidida por la cantera del club y como plataforma para el salto al EBA. Así pues, este Baby Santo, como le llamamos, tiene 6 júniors, 3 sénior de primer año, 2 jugadores sub 22 y un par de veteranos para dar algo más de empaque, por lo cual nosotros lo consideramos de formación. En cuanto a las categorías mini y premini, aun no tenemos los equipos configurados, pero con las escuelas del Vales Villamarín (Betanzos) Mondego (sada), Municipal (Sada), Muncipal (Abegondo) y municipal de Miño, con más de una treintena de niños y niñas por escuela, tenemos un buen nicho para introducir el baloncesto en esas edades. Tenemos incluso, y en ello fuimos pioneros en Coruña, Baby basket, para niños menores de 6 años con medios técnicos especiales (mini canastas, minibalones, hinchables, etc) para fomentar su psicomotricidad y familiarizarlos con este deporte.

-¿Es complicado el proceso de captación de nuevos jugadores?

Si, sin duda. El fútbol es un tradicional competidor, además en Betanzos tiene mucha tradición la  música (banda municipal, conservatorio) y otras actividades como el remo o las artes marciales, muy pujantes. Eso y que cada vez, las alternativas de ocio son mayores y más individuales, abandonando en cierta medida los niños la actividad física por múltiples factores.

-¿Cómo se lleva a cabo: acciones en colegios, actividades durante el verano…?

Efectivamente. Nosotros organizamos un campus de verano, que cada año supera en éxito al anterior, en la última semana de junio. Hasta 150 niños y niñas durante una semana juegan y entrenan al basket, amén de otras actividades de tiempo libre, reciben visitas de jugadores y entrenadores, van a la bolera, o a canoas. Cada año intentamos innovar. El campus termina con un 3x3 en la plaza García hermanos para acercar el baloncesto al pueblo. Además, hacemos charlas a principio de temporada en los colegios, e intentamos, en la medida de lo posible, organizar torneos interclases para los chicos aunque no estén inscritos en la actividad.

-¿Existe una persona que coordine únicamente la cantera?

No hay una sola. Es una labor compleja y que no puede ser atendida por una sola persona si no es de manera profesional, algo que se aleja de nuestras posibilidades. La dirección técnica de los equipos de infantil a sénior joven recae en un comité de los  entrenadores más veteranos del Club. En cuanto a las escuelas, dos personas trabajan en ellas en la coordinación junto con la dirección deportiva, dejando las tareas relativas al equipo senior veterano y EBA en manos del área directiva del club y vicepresidencia deportiva.

-¿Hay jugadores del primer equipo que se hayan formado en el club?

La mayoría, y ese es nuestro orgullo. Algunos desde benjamines, y otros en diversas etapas. Pablo Fernández, Samuel Casal, Jesús Barallobre, el junior Dani Martín.... son betanceiros desde sus primeros pasos, y no se puede negar la realidad de que aunque, exiliados a la fuerza muy jóvenes, Sergio Gomez o Antonio Seijo son Betanceiros en sus orígenes hasta júnior. Por no hablar del entrenador, Oscar Fernández, diez años en el Club, Ruben Castro, ocho años en el club, Bruno Quian, siete años en el club...Además, nos congratulamos de haber hecho debutar en EBA en el primer equipo a Dani Martin con 16 años de edad. Y la misma política se aplica en nuestro Baby Santo, o en el sénior B y el de cuarta división, de idéntica composición.

-¿Es la apuesta por la cantera un valor seguro en tiempos de crisis y ante las dificultades de fichar?

En nuestro caso no es que sea un valor seguro, es nuestro way of life. Nosotros no nacemos como club para fichar, y solo lo hemos hecho cuando ha sido imprescindible para garantizar nuestra supervivencia, y nunca pagando. El club es y sera amateur, así que el concepto fichar no tiene mucha vigencia. Quien viene al Santo viene porque sabe lo que somos, como somos y lo que hacemos, y así lo acepta. La cantera no es un medio, es el fin en sí mismo. El objetivo fundacional del Santo no es ascender, sino permitir que cualquier niño o niña pueda jugar al baloncesto en Betanzos. Lo de los ascensos, por fortuna, vino sólo con el tiempo y como una consecuencia de una forma de hacer las cosas. Que el Santo Domingo Betanzos haya jugado el pasado año un campeonato de España infantil es para nosotros tan importante como un ascenso a EBA, y si me apuras, más. Es un hito histórico para un pueblo como el nuestro colocar a nuestros chicos en esa cita máxima a nivel nacional. Como también lo es que consigan jugar ligas gallegas contra equipos y clubes del nivel económico y social del Basquet Coruña, Breogán de Lugo, COB Orense y demás gigantes del baloncesto gallego.

-¿Cuenta el club con las instalaciones/medios necesarios para poder fomentar el baloncesto desde la base?

Los medios nunca son suficientes para todo lo que uno querría. Las penurias económicas en la coyuntura actual lastran y condicionan nuestro desarrollo, y nos impiden llegar hasta donde quisiéramos. Como antes comentábamos, no puede haber nadie profesional a tiempo completo en el club, así que carencias como esa deben ser suplidas a base de ilusión, ayuda colectiva y buena voluntad. En cuanto a  las instalaciones, en el pueblo hay las que hay y hay que reconocer el esfuerzo de las instituciones para, por ejemplo, renovar el pavimento del municipal, que nos coloca entre las canchas de referencia en Galicia.  Una obra muy necesaria, pero siempre toda ayuda es poca. Todo, en resumen, es mejorable, pero con voluntad, apoyo de muchos, de todos los que conforman la gran familia del Santo y el soporte social del pueblo, todo se puede ir sacando adelante.