Buscar
01:31h. Viernes, 06 de diciembre de 2019

Los niños son folios en blanco sobre los que debemos escribir, pero y si realmente los que tienen que escribir el folio son ellos…

Con esta frase acabe mi artículo anterior, después de intentar que conocieseis un poco más a vuestros niños, de que penséis en ellos, los analicéis, leáis cosas acerca de ellos…

Ahora le tocará el turno al entrenador, el que escribe o hace que escriban los niños…

Ser entrenador es difícil, y esto no es una duda ni una pregunta, os lo aseguro, ser capaz de sacar el máximo rendimiento a las personas que dependen de ti, ser capaz de llegar a cada uno de ellos, sean niños o mayores, entenderlos, comprenderlos, ayudarlos, enseñarles…

Si creéis que ser entrenador es fácil, si os resulta realmente sencillo, es que hay algunas cosas que no estáis haciendo, o quizás no estéis abiertos a aprender cosas nuevas, o a analizar las situaciones que cambian durante el partido, la semana, los entrenamientos, o durante una conversación con un amigo, compañero o jugador…

Este artículo es el inicio de un camino hacia el análisis del entrenador, siempre, porque no me gusta ser categórico ni entrar en el adoctrinamiento, buscando el haceros pensar. Como bien sabréis, ha de ir unido al fútbol y al niño, idea primordial sobre la que todos los artículos han de girar.

Quizás no nos hemos dado cuenta de la cantidad de cosas que tenemos que pensar, antes de llegar al primer día de entrenamiento, y las que tendremos que valorar cada día.

Ser entrenador es un proceso, que ha de empezar desde el día en que un club te entrega un equipo, hasta el último de tus días como entrenador, aunque bajo mi perspectiva, tendrías que haberte formado antes, tendría que ser imprescindible tener unos conocimientos mínimos, un título, curso, algo relacionado con el deporte…

Utilizando el orden de sucesos normales, lo primero es que te den un equipo, llegas a un club, y te dejan entrenar un equipo, entonces, pongámonos a trabajar. Como vimos en artículos anteriores, y para mí, una de las cosas más importantes para ser buen entrenador, es necesario que analicemos el grupo que nos ha tocado, edades, características, procedencia, entrenador anterior, qué sabemos de las familias, datos importantes…

Una vez sabemos algo más de nuestro equipo, os hago una pregunta:

Si pensamos en las horas de entrenamiento, que cada semana pasamos con los niños o adultos, si pensamos en que mínimo serán nueve meses, fijaros, 1 hora, por 2 entrenamientos, por 4 semanas, por 9 meses, son un total de 72 horas… aunque la mayoría de los equipos, entrenan más de 1 hora cada entrenamiento, pero para el ejemplo nos vale.

Si os diesen a vosotros la oportunidad de estar con un grupo de jugadores durante 72 horas seguidas, sean niños o mayores, creéis que si no sabemos lo que vamos a hacer obtendremos algún beneficio. Seriamos capaces de pasar 72 horas con un grupo de 12 – 14 niños, improvisando, haciendo lo que en ese momento se nos pasa por la cabeza. Lo veo complicado. Y si a ello le sumamos las diferentes categorías que tiene un club, cómo es que no existe una guía de los que haremos durante la temporada.

Pues he aquí la necesidad de escribir en un papel lo que vamos a hacer, he aquí la necesidad de tener un boceto, ante de que comiencen los entrenamientos, de lo que haré cada mes, o cada semana. Existen muchos ejemplos en formato digital y escrito, leed, formaros, y buscad la manera de que vuestra idea de temporada, se vea reflejada.

Es necesario antes de hacer una programación tener claro que el fútbol, ha de estar adaptado al grupo de jugadores que tenemos, que hemos de generar un proceso de enseñanza – aprendizaje, e igual que en matemáticas hay unas prioridades, en lengua, en piano, en guitarra; en fútbol, también ha de haberlas.

Siendo mi objetivo haceros pensar, os animo a que penséis qué cosas son aquellas que hemos de enseñarles a los niños, cuáles irían primero, o si irían todas unidas, va antes la técnica, la táctica, la preparación física, sabemos realmente cuál puede ser la mejor manera de enseñar a jugar al fútbol, creemos en ella, hemos leído algo acerca de por dónde empezar…

Cada uno de vosotros tiene que tener una idea de lo que quiere enseñarle al jugador, teniendo en cuenta todas su diferencias, buscad en vuestra cabeza qué queréis que aprenda, buscad en libros, analizad la edad, qué tengo que enseñarle al niño, una vez lo hayáis decidido, escribidlo, para que durante el año, no se os olvide, para que siempre sepáis cuál es vuestra prioridad.

¿Qué es lo que debería enseñarle al niño? ¿Por qué he de enseñarle el pase y no el tiro, por qué he de enseñarle a conducir, a controlar…? Cuál de ellos es más importante, hay algún gesto técnico más importante que otro, o lo primordial es la táctica…

Reflexionad sobre vuestros ideales, buscad algo que sustente lo que pensáis, no creáis que por haber sido jugadores, llega para saber si lo que hacéis está bien, no penséis que lo que hacía vuestro entrenador es lo mejor, tenéis que ser capaces de saber que lo que habéis decidido para vuestros jugadores, es realmente lo mejor, si no, nunca sabréis si estáis en el camino adecuado, aunque quizás no existe un solo camino…