Buscar
18:49h. Jueves, 24 de Mayo de 2018

No existe un solo camino para enseñar a jugar al fútbol, eso es una máxima que hemos de tener como entrenadores, pues cada jugador, cada entrenador, cada situación y contexto son diferentes.

 Nunca tendrán las mismas condiciones y experiencias ninguno de los mejores jugadores del mundo, pero quizás, si existen concordancias en el resultado final, por lo que, podría ser que buscando esas características comunes, quizás pudiésemos acercarnos lo máximo posible a esos grandes jugadores…

Después de presentaros las bases perceptivo – motrices y las habilidades motrices básicas, me gustaría ahora atender a una de las partes más importantes dentro de mi programación, la técnica.

Desde las diferentes corrientes de pensamiento que hay en fútbol, en sus entrenadores y en sus analistas, la técnica ha sido dibujada desde varias perspectivas. Hablo de la técnica, hablo de fundamentos técnico – tácticos, hablo de tareas o ejercicios integrados, de la periodización táctica, del entrenamiento sistémico…

Todas ellas son formas de ver el fútbol, formas de entrenar, de prepararse, cada una de ellas con unas características diferenciadoras, pero todas desde mi punto de vista, con un punto de encuentro, el fútbol.

Y al fútbol queridos amigos, se juega con balón y sin balón, pero las acciones más importantes las acciones diferenciadoras, son aquellas en las que el jugador tiene e l balón, aunque sea, durante un segundo. Por ello, y sabiendo que no sólo de la técnica se subsiste en fútbol, os animo a que en edades tempranas, uno de vuestros objetivos en la programación, sea mejorar la técnica.

Hablo de técnica, desde el punto de vista ofensivo y defensivo, teniendo en cuenta que en edades tempranas también hemos de trabajar la faceta defensiva.

Hemos de ser capaces de trabajar aspectos relacionados con el niño y el balón, qué cosas hace el niño, o tendrá que hacer para jugar al fútbol cuando tiene el balón.

Para simplificar la visión del fútbol, entiendo que el niño participa en cuatro momentos dentro del juego; ofensivamente, tengo balón, o bien, soy un niño del equipo atacante que no tiene el balón; defensivamente, defiendo a un niño que tiene el balón, o bien, defiendo a un niño que no tiene balón.

De esta manera tendremos los cuatro roles que un niño ha de asumir dentro del juego, y serán una base para trabaja. El más importante cómo dije antes, el niño tiene el balón. Nuestro entrenamiento tendría que estar basado en mejorar las cosas que el niño ha de hacer con balón, pues, aunque la mayor parte del tiempo en un partido, el niño estará sin balón, es ahora cuando son niños, cuando se adquieren las conductas técnicas más fácilmente.

Al aumentar la edad, la técnica pasa a un segundo plano, y los entrenamientos tendrán una finalidad mucho más táctica, aunque, también he de decir, que la técnica para mí, se puede mejorar a cualquier edad.

Llegados a este punto, en el que sólo he expuesto mi visión de manera sencilla, quiero ahora haceros pensar, pues como sabéis algunos, es mi objetivo a la hora de escribir estos artículos.

¿Os parece lógico que haya niños que golpean cada fin de semana el balón con la puntera y no son corregidos?

¿Niños que utilizan la derecha retorciéndose todo lo que pueden con tal de no darle con la izquierda o viceversa?

Quizás sean dos casos preocupantes, que podemos observar en muchos campos hoy en día, pero existe ahora una nueva tendencia, que empieza a preocuparme, siendo a lo mejor mi visión equivocada, voy a plantearla de la mejor manera posible.

Equipos de niños, que manifiestan un juego colectivo y combinativo, que a los ojos del público parecen realmente sorprendentes y espectaculares, pero a mis ojos, me chocan, me hacen pensar:

¿Realmente los niños eligen a quien pasar, o reproducen secuencias de entrenamiento?

¿Juegan en función del momento, o siempre hacen eso como robots?

Y ya por último, ¿cuánto tiempo del entrenamiento dedican los entrenadores a colocarlos en el campo y a repetir esas secuencias del juego?

¿Es necesaria una colectivización tan grande del fútbol en edades tempranas?

En el próximo artículo os plantearé mi visión de la parte colectiva de la programación, pero pensad que el niño, tenía que percibir, decidir y ejecutar, y a lo mejor, estamos percibiendo y decidiendo por él, por suerte aún puede ejecutar…