Buscar
03:59h. Jueves, 15 de Noviembre de 2018

Hace una semana os hablé de la programación, decíamos, cosas que ha de hacer el entrenador antes de llegar al primer día de entrenamiento.Como dije, no existe un solo camino para enseñar a jugar al fútbol, pero éste es el que me gusta a mí.

 

Lo primero que hemos de plantearnos es que el niño ha de ser deportista, antes que jugador de fútbol. En su desarrollo como jugador, hemos de incluir aspectos relacionados con su cuerpo, antes o a la vez que unimos su cuerpo al balón.

Desde mi perspectiva, los mejores jugadores de fútbol, son grandes deportistas.

Para toda persona, deportista o no, existen una serie de cualidades que podemos desarrollar, convirtiéndola en más o menos apta para la realización de actividad física. Son las bases perceptivo-motrices.

La coordinación, el equilibrio, cómo entiende el espacio y el tiempo, su respiración… son algunos ejemplos de factores psicomotrices que condicionarán la mejoría en la práctica deportiva.

Además de las bases perceptivo – motrices, existen cuatro habilidades y destrezas básicas, que todo niño ha de mejorar, antes o a la vez que mejora su relación con el balón, son los desplazamientos, los saltos, los giros y las manipulaciones.

Un niño no sabe correr, no sabe respirar, es incapaz de girar, salta mal, cuando lo empujan un poco se cae, no es capaz de recepcionar bien después de un salto… son mucho ejemplos que nos encontramos a menudo en los campos de fútbol, y por desgracia, no sólo no estamos ayudando a los niños cuando obviamos estos contenidos, si no que los estamos perjudicando.

Quizás muchos de vosotros tengáis la visión de que eso lo han de hacer en Educación Física, en el Colegio… ¿Realmente lo hacen?, ¿Les llegan dos horas de Educación Física a la semana? ¿Supone mucho tiempo de nuestro entrenamiento, dedicar todos los días 15 – 20 minutos para que mis niños sepan correr, saltar, moverse…?

En relación a lo anterior, y analizando lo que desde unos años atrás ocurre con los niños, me parece necesario que entendáis, que cada vez los niños hacen menos deporte, por ello son tan necesarios estos contenidos en nuestro entrenamiento. Antes la natación, el fútbol, el ping-pong, el fútbol sala, el ir al parque, la bicicleta, los patines… Eran actividades que en cierto modo sustituían a estos contenidos, todos los niños, un alto porcentaje, realizaban más de una actividad física a la semana; ahora, un padre se plantea si su hijo puede hacer fútbol y fútbol sala porque es mucho tiempo, y no puede estudiar…

Si os dais cuenta, aún no hemos empezado a entrenar… Fijaros todo lo que tenemos que plantearnos.

Una vez conocemos las habilidades motrices básicas y las bases perceptivo – motrices, será necesario que analicemos, qué contenidos futbolísticos hemos de introducir en nuestra programación.

¿Cuáles son importantes para vosotros?