Buscar
21:04h. Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Siempre me ha resultado curiosa esa habilidad que tenemos en este terreno patrio de adoptar de cuanta cosa vemos por ahi una version para hacerla nuestra. Una version andrajosa, cutre, chusquera y de todo a un euro, y presumir con la altanería del ignorante de lo creativos que somos.

En la fauna ibérica, cada día mas, el presidente de Club de turno va más pelao que el culo de un madril, y el tinglado vive del dinero público. Pero no se arreda ante eso. Y si no el presidente electo, al menos el presidente "de facto". Es inaudito como en España, a pesar de contar con una supuesta normativa en esto de las SAD, al final los consejos de administración mandan menos que un vicepresidente de comunidad de propietarios y el cargo (iba a decir electo, pero mas bien dedocraticamente electo) hace y deshace desde un despacho también pagado con dinero público.
Como ahora tenemos esto del internet y del twitter, a los gabinetes de prensa ya no les da tiempo a cerrar bocas, y alguno no es que mee fuera del tiesto, mas bien , ya se pone a miccionar en medio de la terraza y saludando a los vecinos.
Hace pocos días, cierto entrenador ACB fue despedido, o no renovado, aludiendo motivos que se creyó quien se quiso, y con cierto tufillo político de trasfondo. Esto de que tu entrenador toque los goonies a tu partido no lo llevan bien ciertos directivos de lo público ni de lo privado, en este un país de toda la vida de plazas de oriente y pensamiento unidirecciónal. Si bien en una empresa privada a uno lo despiden cuando quien manda lo estima oportuno, (reforma mediante, casi gratis) conviene recordar a ciertos cargos públicos, gestores de lo que es de todos, que no debieran pensar aquello que escupen por la boca "yo pongo el dinero, así que podre opinar". 
Mientras los supuestos consejos de administración están ocupados por cargos publicos, en una nefasta tendencia que en su día se implantó en las cajas de ahorro (y ya vemos como les fue) y los clubes siguen su loca carrera hacia ninguna parte con impagos y deudas a tutiplé, el premio "mono con metralleta" sigue su alocada carrera buscando un ganador.
Hoy mismo un presidente de Club con menos de un añito en el cargo se ha cargado a su entrenador por un "dixome dixome", cuando hace un mes, puño en alto y con unos cuantos gin tonics de por medio, le espetaba "Fer, eres un fenómeno".
El baloncesto puja fuerte por este galardón "mono con metralleta". No seamos repetitivos con el método FEB, que ya conocemos como son las normas del cortijo y el respeto que se tiene hacia la figura del entrenador en esa casa. Pero, sin ir mas lejos, quien hasta hace unos días era el rey del "jogo bonito" europeo hoy tiene pestazo a muerto en su silla y a estas horas hay quien dice que le han cambiado la cerradura en la taquilla mientras algun directivo sale del Club  silbando "El puente sobre el rio Kwai". Modas que van y vienen. Gustos cambiantes como en pasarlea cibeles. Criterio impuesto desde la tertulia de los manolos. 

(via marca.es)  

Mientras en los clubes amateurs cada paso se mide con escalímetro, asistimos a una ceremonia del desastre donde los clubes profesionales renuevan al dictado de la prensa del momento, y cesan leyendo twitter y por arrebatos. Que está muy bien (y para eso hay unas elecciones) que el dueño del Real Madrid, el tipo que pone la pasta del aval, decida que perder ante su rival de siempre pesa más que tener el aforo completo noche si y noche también y que su equipo haga de largo el mejor baloncesto del continente, cagándola eso sí cuando no debía. Bueno, estar, no está bien, porque habla bien a las claras de cual es la direccion que se quiere tomar: No hay. Lo que se pretende es .... lo que diga el marca que se pretende. Y si el entrenador es Español, peor aun, porque por encima, ya se le trata de tonto desde el primer dia.  
Otra cosa muy distinta es que un fulano a quien le ha caido un monton de pasta pública tome decisiones segun lo que le dicen sus tripas, o que un presidente de un club intervenido de boleta a un entrenador con contrato (y a quien hay que pagar dos añitos, no nos olvidemos) con argumentos peregrinos como la "confianza". Me pregunto yo que tipo de confianza puede inspirar un fulano a quien se va a fichar con dinero pedido a cuenta y en menos de quince días. 

 

(via twitter.com)  
Como siempre, el perjudicado en est a historia es el entrenador. Vale que cuando uno se hace entrenador profesional acepta este tinglado, y que tan solo tipos que ya han pasado la edad de jubilación, como D. Alejandro, pueden permitirse aquello que decía Alfio "coco"Basile de "Me cago en el contrato y me voy". Vale que la cosa está muy mala, y que hay que tragar con todo. Pero quizá, y sólo quizá, convendría pensar un poco en que tipo de decisiones que nunca se llegan a conocer de todo, toman estas directivas cuando son capaces de dislates como estos en lo deportivo, y que decisiones tan reflexivas como estas se toman en lo económico. Por buscar la respuesta a aquel aforismo de "las cosas no pasan por casualidad".