Buscar
23:16h. Jueves, 05 de diciembre de 2019
ciclogenesis,
ciclogenesis,

Continúan los conflictos entre la Secretaría Xeral para o Deporte y la empresa encargada de reparar las deficiencias en las instalaciones.

Van ya para tres semanas que las instalaciones deportivas que gestiona la Secretaría Xeral para o deporte siguen en conflicto con la empresa gestora de las mismas. Para resumir y no entrar en farragosos debates, el problema viene por las deficiencias en las propias instalaciones, gato a quien ninguna de las dos partes implicadas quiere poner el cascabel, en forma de Euros, para reparar goteras y demás.

Como podrá imaginar el lector de estas líneas, un problema menor en una tierra como la nuestra que goza de tan benigno clima.

Y como en las tan de moda ciclogénesis que sufrimos ahora, llueve sobre mojado. Ya no es la primera ni la segunda vez, con distntas administraciones (bipartito, PP) y distintas cabezas pensantes al mando, acaba pagando esto es el de siempre. El niño que quiere, no puede, y no sabe por qué, jugar al baloncesto.

Por suerte, en esta ocasion si ha habido voluntad por parte de esos trabajadores en la sombra que todos conocemos, con nombre y apellidos, de buscar una solución y poder habilitar el centro social de la Sagrada Familia para que las competiciones de benjamines y alevines sigan su curso de mejor o peor forma.

Atras queda el triste capítulo del baloncesto coruñes donde la competición permaneció parada hasta el mes de febrero por un tira y afloja entre dos cargos nombrados a dedo y con tanta aversión uno al otro como distancia ideológica y política, mientras en San Lázaro (para no iniciados, flamante sede de la Federación Galega de Baloncesto) se miraba para otro lado.

El baloncesto en edad escolar es, y ha sido desde siempre, tratado desde los estamentos dirigentes como una exnovia muy pesada que nunca te acaba de dejar en paz, no quiere nada contigo pero dinamita tus relaciones con nuevas novietas. Todos los cargos ansían la foto fin de temporada del campeonato interprovincial, pero no tienen tanta prisa para ponerse el mono de trabajo y organizar una competición ingrata, sin focos, sin lustre, y con poca repercusión mediática. Tampoco conviene exculpar por completo a muchas entidades participantes en dicha competición, que relajaban hasta el infinito sus ansias de trabajar y fomentar nuestro deporte dejando que el rio discurriera tranquilito y "ya si eso vamos empezando despues del puente de la constitucion, que antes no tengo niños".

De todo ha habido. Cuando no eran esos problemas, y desde la secretaría se daba cierto margen a la Delegación Coruñesa para organizar la competicion, llegaba el problema del seguro. Para la secretaría Xeral, o mas bien, para el servicio provincial de deportes no era plato de gusto ser paganini del circo y que todo el mérito fuera para otros. El seguro XOGADE tiene un coste y ese coste tiene que tener réditos políticos, que con una competición en manos federativas, no lucían tanto. Asi que llegó la "ley seca" del seguro, situación absurda en la que un niño podía romperse un tobillo en un partido con su equipo, siempre que fuese de la competición que yo monto, pero estaba totalmente descubierto si ese partido era, pongamos, un torneo de Navidad. Es decir, llegamos a una situación donde los clubes y entidades o bien, asumían tener que mentir en caso de lesión de un cativo,  o bien, directamente renunciar a la práctica deportiva fuera del redil "Xunteiro". Relea esto, amigo lector. Un club, entidad deportiva, APA o como quiera llamarla, renunciar a la propia práctica deportiva.

Nos decían que con la privatización de la gestión de las instalaciones llegaría la eficiencia, la rentabilidad y todo ese mantra que se repite constantemente desde las pensantes mentes mas "neoliberales". Los que ya hemos peleado en mas de una ocasión con gestoras de todo tipo y pelaje ya suponíamos como se las gastaban, y por lo que se ve, ahora viene el tío Paco con la rebaja y la panacea de la gestión no lo es tanto y acabará en los juzgados. http://www.lavozdegalicia.eswww.lavoz.es/noticia/coruna/2014/02/12/gaia-presenta-tres-denuncias-contra-xunta-prolonga-conflicto-piscinas/0003_201402H12C4997.htm

Dice el refrán que mejor un mal acuerdo que un buen pleito, pero también hay otro refrán que dice que todo el mundo es buen tirador, con la pólvora del rey.  Menos mal que alguien, sentado en una mesa muy discreta, haciendo una labor desde hace muchos años, mal remunerada y no siempre bien reconocida, ha maniobrado rápidamente y aunque sea en una pista de asfalto, pequeña, y sin sitio para aparcar, podremos seguir teniendo competición en esa cosa tan manida, tan cacareada,y tan olvidada, que es el baloncesto de base.

Y  mientras, sobre la pista de Sardiñeira, sigue lloviendo. O lloviendo trozos de tubería sobre la piscina, que de todo ha habido.