Buscar
01:05h. Viernes, 06 de diciembre de 2019

EL EQUIPO DE LA SEMANA

El Baloncesto Cambre Junior, un equipo convertido en Ave Fénix

El conjunto, que dirige Diego Fernández, se sobrepuso a una mala pasada campaña, en la que sólo ganó un encuentro en la primera fase. El cambio en el banquillo supuso un punto de inflexión para una escuadra que terminó el año con mejores sensaciones.

La plantilla del Baloncesto Cambre con sus entrenadores Javier Prieto y Diego Fernández. Foto: Iago López
La plantilla del Baloncesto Cambre con sus entrenadores Javier Prieto y Diego Fernández. Foto: Iago López

El Baloncesto Cambre Junior se encuentra actualmente en pleno crecimiento y plantó cara en la pasada jornada al Liceo La Paz, líder e invicto de la Segunda División Junior Masculina Grupo AA. "El Liceo empezó muy fuerte, demostrando su buen nivel para la competición, con un ritmo alto, mientras a nosotros nos costó responder hasta el inicio del segundo cuarto. Ahí fuimos capaces de nivelar el nivel de intensidad y recuperamos la desventaja  de +22 (35-13), e incluso nos pudimos por delante bastantes minutos", reconoció el técnico, Diego Fernández, que junto a Javier Prieto, su segundo, asumió la dirección del equipo en Enero de 2013.

Aunque el Cambre no pudo al final imponerse al líder, Fernández se queda con las buenas sensaciones que le dejaron sus pupilos. "Veo que tenemos capacidad de progresión y es algo a tener en cuenta. Lo demostramos con la intensidad en el partido, el alto nivel que mostramos ambas escuadras, penalizando los errores del rival. Ojalá nos podamos encontrar en la segunda fase", matizó. Y es que el equipo ha crecido mucho en un año, el que se cumple ahora desde que Diego y Javier se hicieron con los mandos del equipo, un conjunto inmerso hasta entonces en una crisis tanto de juego como de resultados.

El trabajo de estos dos preparadores comenzó en Enero y se prolongó más allá de la campaña continuando en verano con la participación de alguno de los jugadores en un campus de tecnificación con Antonio Pérez Caínzos y sesiones de mañana y tarde de técnica individual y colectiva dirigidas por los dos entrenadores. La suma del trabajo de los nueve de la pasada temporada (Bruno Cabado, José Vázquez, Alberto Galego, Álvaro Bermúdez, Héctor Bello, Álex Rivas, Luis Bocelo, Raúl Sanjuán y Álex Loureiro) unida a la llegada de dos nuevos jugadores (Sergio Deaz y Sergio Rodríguez), y la vuelta de un antiguo integrante (Sergio Pintado) ha dado sus frutos y ambos técnicos se muestran orgullosos de los resultados, aunque reconocen que "la base del equipo ya era buena".

"Hubo muchos pequeños factores que explican cómo están ahora los chicos. Llevan cerca de 80 entrenamientos y, pese a nuestros problemas y limitaciones, estamos mejor. El equipo tiene confianza, creemos en lo que hacemos y por ahí están llegando los resultados.  A veces ganar o perder depende de detalles, no de grandes motivos", aclaró el técnico coruñés, que cree que el punto fuerte es la "implicación" de los jugadores. "Tienen ganas de mejorar y competir cada entrenamiento y partido", recalcó Fernández, que considera que el objetivo es que los jugadores sean "un poco mejor en cada entrenamiento, en cada ejercicio, en cada encuentro".

Además de ser una de las escuadras más destacadas de la liga, el conjunto quiere ser el germen de los futuros jugadores del primer equipo (cuatro de ellos ya entrenan con el con regularidad) que actualmente es líder con Básquet Coruña y Seis do Nadal de la Primera Masculina. "No renunciamos a ganar, pero lo que nos interesa es que el jugador esté formado, sepa competir, tenga recursos técnicos y tácticos, y que en el largo plazo puedan jugar en el primer equipo", zanjó.